Informe: Investigación en la industria del foie gras

24 de julio de 2012 | Igualdad Animal investiga en granjas de foie gras francesas



La organización de derechos animales Igualdad Animal presenta una estremecedora investigación acerca de la industria del foie gras en la Unión Europea. Los investigadores de Igualdad Animal han grabado en cuatro granjas “tradicionales” en el sudoeste de Francia, además de cinco granjas en Cataluña y otra en el País Vasco. Una de las granjas investigadas (Can Ruet) provee a la empresa del presidente de la industria española del foie gras (Interpalm) y vicepresidente de la asociación europea de productores de foie gras (EuroFoieGras).

En Europa, el foie gras es producido únicamente por cinco países: Francia, Bulgaria, España, Hungría y Bélgica. Estos países han formado la Federación Europea del Foie Gras desde 2008.

Los patos y las ocas explotados para producir foie gras son sometidos a la agonía de la alimentación forzada continua para que los granjeros puedan obtener hígados grasos (lipodosis hepática).

Decenas de horas de vídeo y audio y más de 500 fotografías obtenidas por Igualdad Animal documentan la estremecedora realidad de la vida de estos patos y ocas enjaulados y alimentados forzosamente para la producción de foie gras en Francia.

Francia es el mayor productor y exportador de foie gras. Esta industria mata a aproximadamente 700.000 ocas y 37 millones de patos al año para producir unas 20.000 toneladas de foie gras.



15 de julio de 2012 | Igualdad Animal destapa las ilegalidades tras el foie gras del tercer mejor restaurante del mundo



los estremecedores resultados de nuestra investigación en la granja de foie gras Momotegi, situada en Oiartzun (País Vasco). Esta granja provee foie gras al restaurante Mugaritz, considerado tercer mejor restaurante del mundo. Su chef, Andoni Luis Aduriz, ha sido reconocido como mejor chef del mundo y en sus recetas emplea foie gras habitualmente. Incluso ha publicado un libro* dedicado a ello. Anunciamos asimismo que hemos interpuesto las correspondientes denuncias por vía administrativa, tanto contra la granja Momotegi como contra Mugaritz.

Como puede constatarse en el material gráfico de nuestra investigación y a través de las declaraciones de Olga Posse, propietaria de la granja Momotegui, estamos ante un escándalo en materia de bienestar animal e incumplimiento de todo tipo de normativas higiénico- sanitarias. Asimismo pudimos documentar el sufrimiento de los animales sometidos a la alimentación forzada y matados estando completamente conscientes.



5 de julio de 2012 | La industria del foie gras en Cataluña al descubierto




Descargar el informe


El Equipo de Investigaciones de Igualdad Animal ha realizado un pormenorizado estudio de la situación del sector de granjas de foie gras en Cataluña, detectando que hasta la fecha los datos de producción de foie gras en registros o estadísticas oficiales estaban totalmente desactualizados.

Los investigadores visitaron cinco granjas en la primera etapa de la investigación, entre las cuales se encuentra la de mayor producción de toda la comunidad autónoma y que provee directamente a la empresa del presidente de Interpalm, la asociación de productores españoles de foie gras.

Los activistas del Equipo de Investigaciones de Igualdad Animal han sido testigos de estremecedoras escenas de sufrimiento físico y psicológico en todas las granjas visitadas. Documentaron, mediante más de 350 fotografías inéditas y decenas de horas de vídeo y audio, la dramática realidad que padecen los patos sometidos a alimentación forzada para la producción de foie gras en Cataluña:

También pudimos saber, gracias a las declaraciones de granjeros y productores que:

En el Estado español, anualmente, la industria del foie priva de libertad a más de un millón de patos, sometiéndolos a la agonía de la alimentación forzada para así obtener de ellos un hígado de gran tamaño y con una elevada proporción de grasa. Animales que en libertad podrían llegar a vivir entre 10 y 15 años, son matados por la industria con apenas 4 meses de edad.

Además de vulnerar la vida de los patos, sus intereses y su deseo de no ser dañados, nuestro equipo pudo identificar las siguientes irregularidades de carácter legal:



Opiniones de científicos sobre la alimentación forzada en patos y gansos: http://issuu.com/igualdadanimal/docs/veterinarios_sobre_el_foie_gras

Las prohibiciones del foie gras en el mundo

La producción de foie gras debe ser abolida, al igual que ya ha sucedido en numerosos países:


INFORME TÉCNICO: La producción del foie gras

¿Qué es el foie gras?

El foie gras es el hígado graso que se obtiene de aves palmípedas (generalmente ocas o patos) sometidas a alimentación forzada. Como consecuencia de este proceso, el tamaño del hígado de estos animales aumenta rápidamente -llegando a alcanzar hasta diez veces su tamaño normal-, adquiriendo una coloración amarilla, forma redondeada y consistencia pastosa.

Según la legislación europea actual, para que un hígado de ave pueda ser considerado “foie gras”, debe cumplir con los siguientes requisitos:

Quedan fuera de la consideración de “foie gras”, por tanto, todos los hígados con un peso inferior o que no hayan sido obtenidos mediante proceso de cebado.

¿Qué animales son explotados para la producción de foie gras?

En el Estado español, la industria del foie gras utiliza exclusivamente patos macho de la raza Mulard, una variedad especialmente seleccionada por su gran capacidad de engorde y resistencia al proceso de cebado. Los patos de la raza mulard son individuos estériles provenientes de la hibridación entre una hembra Pekín y un macho Berberie. Las hembras tienen un hígado más pequeño y con más nervios y venas, razón por la cual no son utilizadas por la industria española del foie. Serán enviadas a otros países para ser explotadas por su carne o directamente descartadas del proceso productivo tras su nacimiento.

La explotación de ocas para la elaboración de foie gras es poco rentable en el contexto productivo actual, ya que son animales muy grandes y resulta más complicada la comercialización de su carne, por lo que ha sido abandonada por parte de los granjeros españoles.

Cifras de producción y consumo de foie gras

En Europa sólo se produce foie gras en cinco países: Francia, Bulgaria, España, Hungría y Bélgica. Estos países forman, desde 2008, la Federación Europea de Foie Gras «Euro Foie Gras».

Bulgaria se ha convertido recientemente en la segunda productora de foie gras de pato a nivel europeo, justo por detrás de Francia, con una participación de mercado del 10,2 %.

En España se consumen un total de 4.200 toneladas de foie gras al año, de las cuales solo 850 son producidas dentro de nuestras fronteras. El resto del foie que llega a los establecimientos españoles es importado de países como Francia, Bulgaria y Hungría.





Datos de producción a nivel estatal

En el Estado español hay un total de 34 granjas dedicadas a alguna de las fases de producción de patos para foie (cría/recría/cebado).

La localización de las granjas criadoras, recriadoras y cebadoras de patos para foie, por comunidades autónomas, es la siguiente:

Comunidad Número de granjas Número de patos
Aragón 2 180.000
Castilla León 4 95.000
Cataluña 11 127.300
Galicia 1 500
Navarra 15 750.000
País Vasco 1 950
Total 34 1.153.750


La producción actual en granjas españolas supone la explotación y muerte de 1.152.800 patos al año.

El porcentaje de producción por comunidades autónomas es el siguiente:

Porcentaje de producción por comunidad


¿Dónde comienza el proceso de producción del foie?

El proceso de producción del foie gras comienza en las plantas incubadoras francesas. En ellas, los patitos mulard recién salidos del huevo son sexados y seleccionados. Debido a que las hembras no resultan igualmente eficientes para la industria de producción del foie, son utilizadas para la elaboración de otra serie de productos o son inmediatamente eliminadas. El método habitual para acabar con sus vidas es la denominada máquina “maceradora” que, equipada con unas afiladas cuchillas que giran continuamente a gran velocidad, trituran en vivo a las patitas que los operarios van lanzando a su interior durante el sexado.

Posteriormente, los patitos son metidos en cajas y transportados en camiones hasta las granjas de cría españolas donde crecerán.

Proceso de cría

El proceso de cría de los patos para foie gras comprende el periodo que va desde la llegada de los patitos a las granjas españolas, con apenas unas horas de vida, hasta que tienen 21 días de edad. Durante esta fase, los patos viven en naves climatizadas, pues sólo les cubre el cuerpo un ligero plumón y necesitan una temperatura similar a la que les proporcionaría su madre. Una vez les crecen las plumas, sobre la tercera semana, están lo suficientemente preparados para el frío como para salir al exterior y comenzar el proceso de recría al aire libre.

En el Estado español existen actualmente 14 granjas de cría de patos para foie, de las cuales 10 realizan también el proceso de cebado. Por comunidades, se hallan distribuidas de este modo:

Comunidad Granjas de cría con recría con cebado
Aragón 2 2 2
Castilla León 4 4 4
Cataluña 4 4 3
Galicia 1 1 1
Navarra 3 2 0
País Vasco 0 0 1
Total 14 13 11


Proceso de recría

Una vez concluye la fase de cría, los patos son trasladados a corrales al aire libre en los que estarán durante un periodo de aproximadamente 9 semanas, hasta que tengan cerca de 4 meses de vida. Durante el proceso inicial de cría, los patos son alimentados con diferentes cereales y tienen acceso libre a la comida y el agua (se alimentan “ad líbitum”).

Racionamiento

A partir de la 5ª semana de recría, se limita el acceso de los patos a la comida. Se establece una sola toma de alimento al día y se intercala con días completos de ayuno. En algunos casos, el proceso de ayuno llega a prolongarse hasta las 48 horas. Este desajuste en la alimentación estimula la voracidad de los patos, que comienzan a acostumbrar su cuerpo a ingerir grandes cantidades de comida en poco tiempo.

Al final de este proceso, que dura unas 4 semanas, los patos habrán dilatado suficientemente el buche como para albergar en él las grandes cantidades de maíz que les harán ingerir durante el cebado. Su hígado habrá pasado de los 65 a los 90 g de peso, aproximadamente.

Los datos sobre el número de granjas de recría coinciden con los de granjas de cría, si bien existen en Navarra dos explotaciones que se dedican, cada una de ellas, a solo una de las dos fases.

De las 14 granjas de cría existentes en el Estado español, a excepción de una explotación Navarra que sólo se dedica a la cría, todas realizan también el proceso de recría. Hay que sumar otra explotación más en Navarra, que sólo se dedica a la recría, por lo que las cifras se mantienen con respecto a la fase anterior.

Proceso de cebado

El periodo de cebado comienza cuando los patos tienen apenas 4 meses de vida. Cada explotación tiene su propio método de cebado, de acuerdo a su experiencia de producción. Así, los límites en las cantidades de cereal y el tiempo durante el cual se realiza el proceso están claramente marcados por el aumento de la mortalidad en los patos, que crece vertiginosamente a medida que se aproxima el final de esta fase.

La intención de la alimentación forzada es que el animal acumule grandes cantidades de grasa en el hígado, aumentando el tamaño de este órgano hasta provocar en él una enfermedad denominada “esteatosis hepática”. La esteatosis hepática supone un deterioro de las células que forman los tejidos del hígado y deja de ser reversible conforme se acercan los últimos días de cebado. De hecho, si el proceso de alimentación forzada continúa por encima del tiempo estipulado, el índice de mortalidad de los patos aumenta vertiginosamente.

Alimentación forzada

Los patos son sometidos a alimentación forzada durante un periodo que oscila entre 12 y 17 días. El proceso de cebado consiste en introducir directamente el maíz en los buches de los patos con la ayuda de un embudo y un tubo de unos 25 cm de largo que se introduce por el esófago.

Aunque el alimento utilizado durante esta fase suele ser el maíz cocido, también hay productores que utilizan “pasta”, una mezcla untuosa formada por un 47% de harina de maíz y un 43% de agua a la que se añade algo de maíz en grano. Tanto si se utiliza maíz en grano como pasta, al final del proceso de cebado cada individuo habrá sido obligado a ingerir una media de 11 kg de maíz (peso en seco).

El cebado se realiza cada 12 horas, en dos tomas diarias. En el caso de la alimentación por pasta, se suele comenzar con una cantidad aproximada de 400 g de producto, que irá aumentando a razón de 25 a 40 g por cada toma, llevando a cabo la denominada “curva de cebado”, diferente según cada productor. Este aumento paulatino se detendrá una vez el pato sea capaz de ingerir unos 900 g de pasta en cada toma, cantidad que suele alcanzarse sobre el décimo día de cebado (equivaldría a unos 500 g de maíz seco). Cuando el cebado se produce en verano, tanto el incremento diario de cereal como la cantidad final descienden ligeramente, ya que las altas temperaturas dificultan el proceso de cebado y los patos difícilmente son capaces de soportar más de 800 g de pasta por toma.

Las jaulas individuales

Durante el proceso de cebado, los patos son ubicados en parques o jaulas individuales.

Para facilitar el embuchado de los patos, algunos productores optan por introducir a los patos en pequeñas jaulas individuales. Dentro de estos diminutos armazones metálicos los patos no pueden ni siquiera girarse o extender las alas.

Tanto en Aragón como en Cataluña todas las granjas de cebado utilizan jaulas individuales.

A excepción de una explotación, todas las granjas navarras mantienen a los patos en parques durante el proceso de cebado. Los parques son grandes jaulas en las que el operario puede introducirse con los patos para alimentarlos a la fuerza.

De las 28 granjas de cebado actualmente activas en el Estado español, 16 utilizan jaulas individuales para inmovilizar a los patos durante las dos semanas que dura la fase de cebado.

La distribución por comunidades autónomas de las granjas de cebado es la siguiente:

Comunidad Total granjas de cebado Jaulas individuales Parques
Aragón 2 2 0
Cataluña 10 10 0
Castilla León 4 2 2
Galicia 1 1 0
Navarra 11 1 10
País Vasco 1 0 1
Total 29 17 13


Matanza

Finalizado el proceso de cebado de los patos, el hígado de estos animales habrá alcanzado un tamaño que oscilará entre los 500 y los 600 g de peso. El peso total de un pato sometido a alimentación forzada suele rondar los 7 Kg.

Es entonces cuando los patos son sacados de las jaulas o parques en los que fueron cebados y enviados al matadero que, en muchos casos, suele estar dentro de las mismas instalaciones de la nave de cebado.

En las salas de matadero, los patos son normalmente aturdidos por medio de una descarga eléctrica. Posteriormente son degollados y colgados boca abajo para su desangrado. El siguiente proceso es el escaldado, en el cual se introduce el cadáver del pato en agua caliente para facilitar su posterior desplumado. Llegados a este punto, los cuerpos de los patos son refrigerados para su posterior despiece y elaboración.

Otras investigaciones
de Igualdad Animal

Cada vez que entramos en una granja, circo o matadero nos encontramos lo mismo: animales indefensos y asustados que son víctimas de una brutal explotación. Conoce el vital trabajo en defensa de los animales y tu derecho a la información que realiza nuestro Equipo de Investigaciones.

Leer más

Sala de prensa
para periodistas

El Equipo de Investigaciones de Igualdad Animal facilita a los periodistas interesados fotografías de alta calidad y vídeos en alta definición además de declaraciones e informes con el fin de informar al público sobre la realidad oculta de la explotación animal.

CONTINÚA

Colabora con
Igualdad Animal

Igualdad Animal realiza actividades en defensa de los animales y tu ayuda es siempre útil. Puedes contribuir como activista de muchas maneras: actos, mesas informativas, eventos benéficos, reparto de folletos informativos, recogida de fondos, artículos escritos, fotografía…

Colabora